Miles de caléndulas estarán listas para el Día de Muertos en Querétaro

Después de ser atendidas durante cuatro meses desde la germinación, unas 59.000 plantas de caléndula están listas para ser trasplantadas a los jardines y plazas del centro histórico de Querétaro, justo a tiempo para el Día de Muertos.

Erika Zepeda, administradora del vivero municipal ubicado en el barrio Geoplaza, dice que la cosecha de caléndulas de este año es el doble que la del año pasado.

Se cree que las flores, con su vibrante color naranja y su olor picante, guían a los espíritus de los difuntos a los altares que la familia y los amigos erigen en su honor.

Cada mes, los trabajadores del vivero cuidan 67.000 plantas y flores de 30 variedades diferentes para mantener la ciudad en plena floración.

“Empecé a trabajar aquí sin saber nada de jardinería, aquí aprendí todo y ahora amo mi trabajo. Es un gran orgullo para todos los que trabajamos en el vivero dedicar tanto tiempo a las flores y plantas que luego veremos en diferentes áreas públicas de la ciudad, es muy gratificante ”, dijo la trabajadora del vivero Gabriela Cabrera.

Las maravillas añaden color al centro histórico de la ciudad.

Tan pronto como las caléndulas salgan del vivero para ser trasplantadas por la ciudad, los trabajadores comenzarán a producir otra flor tradicional, la poinsettia, para las vacaciones de Navidad.

Aunque la producción de flores de temporada para adornar la ciudad es una carrera contra el tiempo, Cabrera dice que está orgullosa de su trabajo.

“Es muy gratificante caminar por el centro histórico y ver tus flores. Me emociono y les digo a mis hijos: ‘Miren, esas flores son mías, las preparé para que fueran así de hermosas’ ”.

Sin embargo, la satisfacción de ver sus flores adornando la ciudad a veces se ve atenuada por la tristeza cuando las flores son aplastadas, pisoteadas o rotas.

“Sí, me da mucha pena ver las flores rotas, pisoteadas porque la gente no cruza en los lugares correctos y prefiere pisar las flores que tanto nos esforzamos en producir. Le pediría a la sociedad en general que respete nuestro trabajo. Cada flor que ven en un parque o en una jardinera tomó mucho tiempo y mucho cuidado para que se vea bonita… ”dijo Cabrera.

Ella y sus 21 colegas han trabajado durante la pandemia de coronavirus para producir la cosecha de caléndulas de este año, para asegurarse de que la ciudad esté debidamente adornada para la festividad del Día de Muertos de este año.

Fuente: El Universal (sp)

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*