Manifestantes en 14 estados exigen justicia para las personas desaparecidas

Cientos de manifestantes se reunieron en al menos 14 estados el domingo, el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, para exigir justicia para los miles de casos de personas desaparecidas en todo el país y poner fin a las altas tasas de secuestro.

De Baja California a Veracruz, de Tamaulipas a Sinaloa, padres e hijos de víctimas de secuestro y otros defensores se reunieron frente a edificios gubernamentales, en catedrales, en el zócalo en la Ciudad de México y muchos otros lugares para realizar mítines y manifestaciones.

Establecieron quioscos de información para informar al público e instar a que se ponga fin a lo que los organizadores dicen es un patrón de falta de voluntad de las autoridades para investigar tales crímenes.

Los organizadores acusaron a las autoridades de todo México de manipular cifras de secuestros durante años con el fin de suprimir el número real de víctimas y, en general, de negarse a investigar las desapariciones. Activistas en Puebla, por ejemplo, señalaron que mientras las cifras de la procuraduría general del estado registran 1.700 desaparecidos, el Registro Nacional de Personas Desaparecidas estima que hay 3.500 casos.

En Tamaulipas, el estado con el mayor número de casos de personas desaparecidas con 11.000, varias ONG que se manifestaron en Reynosa pidieron a las autoridades que no abandonen las investigaciones, acusando a la Procuraduría General de Justicia del estado de meramente archivar denuncias presentadas.

Recordando a los desaparecidos en Guadalajara.

En Jalisco, que con 10,268 tiene el segundo mayor número de casos en todo el país, Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos celebró una misa en la catedral de Guadalajara antes de realizar una manifestación.

En Baja California, los activistas se reunieron en Tijuana, la ciudad donde el notorio pandillero Santiago Meza dice que disolvió a 300 hombres en ácido por orden del narcotraficante del cartel de Tijuana, Teodoro García. Se estima que 1.225 personas han desaparecido en la ciudad desde 2015.

En la Ciudad de México, madres, hermanas e hijas de víctimas de secuestro se reunieron en la sede de la Comisión Nacional de Búsqueda y en el zócalo. En Chihuahua, varios grupos de activistas tomaron las calles y los cementerios municipales de Cuauhtémoc y Parral para exigir la verdad sobre sus seres queridos desaparecidos.

En algunas ciudades hubo intentos creativos de educar al público y dar a las protestas un sentido de permanencia. En Irapuato, Guanajuato, los organizadores construyeron tres quioscos informativos donde colocaron 100 carteles con los nombres de las personas desaparecidas y las palabras “Seguimos buscándote”.

En Jalisco, en la Avenida Federalismo, una organización develó un mural con un cartel gigante que decía “Hasta que los encuentren”.

Aunque la mayoría de las protestas fueron pacíficas, una protesta en Hidalgo se volvió destructiva, dañó la fachada de un edificio municipal y dejó grafitis en la cerca perimetral de la Catedral de Tula y en una estatua de Benito Juárez.

Fuente: La Jornada (sp)

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*